17/04/2024

Policiales

Violento asalto en Mar del Plata: le dispararon y se salvó porque la bala impactó en un paquete de chicles

El robo ocurrió el lunes por la tarde en un kiosco de la ciudad balnearia.

Un violento incidente de inseguridad casi termina en tragedia, pero un paquete de chicles actuó como salvavidas. El paquete de la golosina logró amortiguar el impacto de una bala disparada por un delincuente hacia un kiosquero que estaba siendo asaltado en Mar del Plata.


El suceso tuvo lugar el lunes alrededor de las 14 horas en un kiosco situado en la Avenida Peralta Ramos al 700, a unas seis cuadras del Estadio Mundialista José María Minella. Dos delincuentes se dirigieron allí con la intención de robar la recaudación del día.

Según el relato de Cristian, el kiosquero, se encontraba solo en el establecimiento cuando los ladrones entraron armados y le exigieron el dinero de la caja.

Milagro en Mar del Plata: ladrones le dispararon a un kiosquero, pero los  balazos impactaron en los chicles

"Uno de los malvivientes me pidió plata, no reaccioné y ahí me tiran el primer tiro, que le pegan a los chicles y por eso no me da a mí", contó la víctima en diálogo con el portal 0223. Al darse cuenta del riesgo que corría, el kiosquero le tiró gas pimienta a los dos delincuentes: "Primero al que estaba enfrente, el que tiró el tiro, y después al que estaba al lado. Cuando se están yendo ya con el efecto gas pimienta, me apuntó como para tirarme y como no pudo, tiró para arriba, pegó por ahí, pero no me pegó a mí. Luego hirió a su secuaz", agregó.

LEER MÁS Alerta en Monte Chingolo: Se escapó de la comisaría un abusador sexual

Este es el sexto robo que Cristian sufre en los cuatro meses y medio que transcurrieron de este año. "Sentí que me podían haber matado, porque es así todo momento, estamos solos, no hay seguridad. Acá siempre pasa algo, en esta cuadra siempre a alguien le están robando", se lamentó.

Una cámara de seguridad instalada en el lugar capturó la secuencia de eventos. En las imágenes se observa cómo ingresan los dos delincuentes, ambos con capuchas: uno viste un chaleco gris y lleva una gorra roja, mientras que el otro está vestido de negro y usa una gorra azul. En un breve lapso de apenas 20 segundos, se produce el pedido de dinero por parte de los delincuentes, la defensa del comerciante con gas pimienta y la violenta reacción de los ladrones. En el vídeo se escuchan los disparos, y se puede ver cómo el paquete de chicles sale volando tras recibir el impacto de la bala.


"Me salvaron los paquetes de chicle", dijo el kiosquero. Es así como Cristian no resultó herido por una pequeña caja de Top Line sabor a menta.

"La verdad quedé muy alterado, porque ya me da bronca. No me siento seguro, no me siento cuidado. Siento que acá puede venir cualquiera a hacer lo que quiere y no tenemos seguridad para nada. No tengo miedo, tengo mucha impotencia, mucha bronca", comentó luego de volver a abrir su local.


COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Subscribite para recibir todas nuestras novedades